Clásico reinventado

La cocina italiana es famosa en el mundo entero. En todas las culturas se utilizan las pastas de una forma u otra, pero la pizza es la ganadora. Pocas son las personas a las que no les gusta la pizza. En cualquier ciudad podemos encontrar restaurantes dedicados a la comida italiana que sirven este plato, que se puede degustar combinado con una gran variedad de ingredientes. Algunos de los preferidos son el pepperoni y la piña; esta última combinada con jamón se emplea en la famosa pizza hawaiana que está tan difundida por el mundo y tanto nos gusta a todos.

Sin embargo, estas famosas pizzas no son realmente italianas. Los chefs italianos se sienten horrorizados al ver piña sobre una pizza, y aunque su nombre parezca italiano, el pepperoni es estadounidense, no europeo. Además la masa es un factor distintivo. Hay masas gruesas y suaves, finas y crujientes como galletas y con relleno en la orilla, dependiendo de quien haga la pizza. Las versiones de cadenas de comida rápida como Domino’s y Pizza Hut son versiones muy alejadas de la versión original, y por su gran alcance son las preferidas.

Es por esto que un conjunto de chefs y dueños de restaurantes italianos radicados en otras ciudades del mundo están tratando de “poner de moda” la pizza original, con recetas traídas directamente de Italia. En primer lugar, la masa de la pizza es mucho más fina que las comunes que asemejan más a un pan que a un disco. La clave es el tiempo de leudado, porque los ingredientes son más o menos los mismos. En vez de dejar la masa reposar días, en Italia solo emplean 6 horas. Los restaurantes tienen hornos de piedra que se alimentan con carbón para la cocción de la pizza, ya que argumentan que ese paso es esencial para fijar el sabor final, más aún que los ingredientes.

Add Your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *