Los bares son un reflejo de la cultura y la tradición del país o la localidad en la cual se encuentran ubicados, y justo como sucede con la comida, la música o cualquier otra rama de la cultura, estos sitios presentan características únicas que identifican a cada país.

Así ocurre en Chile, un país que con sus miles de bares y cocteleros, ha aportado muchos tragos típicos a la coctelería internacional que hoy son degustados a diario por millones de clientes en todo el mundo, pues se han popularizado con gran rapidez.

Uno de los tragos más destacados de Chile es la piscola, un trago muy popular en este país y en todo el mundo que se prepara a base de mezclar una soda o refresco de gas con el tradicional pisco de Chile. El pisco es una destilación del vino de uva, y pertenece a la familia del brandy. El pisco chileno es una bebida alcohólica que tiene denominación de origen, pues solo puede proceder de este país andino. Posee un alto valor monetario en el mercado internacional y cultural para los chilenos, y tanto es así que cada día 8 del mes de febrero, se celebra desde 2003 el día nacional del pisco en Chile.

Además se preparan muchos otros tragos con el pisco, como es la Serena Libre, una bebida hecha con una base de puré o jugo de papayas maduras y una adición del tradicional pisco chileno, y que se prepara en los bares de Chile desde inicios de la década del 90.

Además, una también famosa preparación es el Pisco sour, que se elabora mezclando pisco y jugo de lima o limón según la región donde se elabore, aunque la propiedad de este trago está compartida entre Chile y Perú, países que lo reclaman como suyo, y que además está considerado para los peruanos como un patrimonio de la cultura.