A todas las personas les gusta celebrar, y aunque no todas lo hagan de la misma manera, uno de los lugares que más le gusta a todos son los bares. En la actualidad el concepto de bar implica muchos más elementos que los que contenía hace varios años, es decir, en la antigüedad los bares eran sitios para la perdición, los vicios y los adictos al alcohol que buscaban ahogar sus penas con un vaso de licor, pero en nuestra sociedad este tipo de local ha escalado con rapidez en el estatus social y se asemeja más a un restaurante que a lo que fueron sus antepasados.

Aunque lo fundamental de un bar sigue siendo, claro está, las bebidas alcohólicas, hoy éstas se combinan con una enorme diversidad de aperitivos y botanas ideales para maridar. Asimismo, ya no solo se consume la bebida alcohólica en su estado puro, sino que son miles los tragos y mezclas que han ido surgiendo con los años, hasta que la coctelería se ha vuelto un arte al mismo nivel que la cocina y la pastelería, y las opciones de tragos modernos y complicados son interminables.

En la actualidad, lo más común es encontrar snacks bars, es decir, bares en los que también se sirven alimentos ligeros. Esto es una tendencia que fue ganando gran fuerza con los bares de tapas en España y que se ha extendido hacia todos los rincones del planeta. Los platos servidos como acompañamiento de las bebidas en los bares son ya casi tan diversos como las bebidas en sí, y ambas pueden especializarse en alguna región del planeta o país para crear un bar con estilo de alguna cultura en popular. Esto es muy común y simple de apreciar, a través de bares que solo preparan, o mayoritariamente lo hacen, tragos que son típicos de una determina zona del mundo.