La gastronomía chilena es una de las más ricas en cuanto a variedad en América Latina, pues es el producto, como en muchos casos, de la fusión entre los componentes de los indígenas autóctonos con los colonizadores españoles y posteriormente otras influencias europeas como las de Francia. En Chile existen muchos productos autóctonos, que son únicos y muy ampliamente distribuidos entre todo el pueblo chileno, y que son los representantes de la verdadera cultura culinaria de Chile. Por esto, son productos que ubican un alto lugar de importancia dentro de la vida del pueblo chileno de hoy y de siempre, que ha sabido mantener viva y enriquecer sus costumbres y tradiciones más auténticas.

Muchos son los alimentos que se dieron a conocer con el descubrimiento de las bellas tierras del sur americano, como lo es la quínoa, un alimento que está ganando gran popularidad en los últimos años por sus importantes propiedades nutritivas, pero que los chilenos consumen desde hace ya siglos. Este cereal se cultiva a los largo de la cordilleras de Los Andes, en países como Perú, Colombia y por supuesto Chile. Este alimento es muy rico en proteínas y en grasas vegetales, y además es un muy buen sustituto libre de gluten para las personas intolerantes a esta proteína encontrada en el trigo.

Los indígenas de Chile y de América Latina no solo consumían los granos como en la actualidad, sino que comían las hojas que son ricas en nutrientes y minerales. Con los granos se preparan muchos platos, como sopas, panes y muchas otras opciones.

Un producto muy tradicional de Chile es la lúcuma, un fruto que se emplea en muchos postres, como helados, batidos y dulces en almíbar por su gusto particular y muy dulce. Además, con el fruto se pueden preparar harinas especiales para platos típicos chilenos.